«

»

Madrugaba para recibir clases antes de ir con el ganado

El testimonio

– Su hermano madrugaba para recibir clases antes de ir con el ganado.

La tierra y el cortijo de San José la arrendábamos por poco dinero. Tenía una presa con un grifo para coger agua. Había cabras, cerdos y vacas. Ya eso lo han vendido; nos engañaron y perdimos los derechos. Hace poco he estado allí, ¡y me dio una sofocación…! Nosotras ayudábamos en lo que hacía falta: con las vacas, recoger la leña para amasar y para la candela, lavar… de todo.

Muñoz era nuestro maestro. A mi hermana la que está en Barcelona, la enseñó muy bien. Otras hermanas aprendimos un poquillo. Yo tenía ocho o diez años, y escribía, leía y hacía cuentas.

Como el maestro se quedaba a dormir en casa cuando le tocaba en su recorrido, un hermano mío se levantaba temprano, para dar clase con él antes de ir con los animales.

Él hacía todas las cosas muy curiosas. Los aparejos de las bestias y los burros los arreglaba muy bien. Y las cosas de empleita. Al verlo parecía una persona bruta, pero… ¡lo bien que sabía! Religión no enseñaba. Yo hice la comunión ya mayor.

Mi hermana Dolores, que ha muerto con 98 años y pico, estudió con un maestro llamado Sanabria, de Bolonia.

Yo me acuerdo cuando la guerra, que cuatro hermanos míos se fueron. Recuerdo de ver pasar los aviones. Y a mi hermano Curro, que todavía seguía en la casa, vinieron a llevárselo.

Todos volvieron, pero uno se mató acabado de venir de la guerra. Se quedó dormido a caballo cuando venía de ver a la novia, y al pasar por debajo de un acebuche se dio contra él. Como no llegaba, mi hermano el mayor salió a buscarle. Por la Dehesa del Acebuchal se encontró al caballo y a mi hermano.

La persona

– Luz Ruiz Pacheco

Nació en 1929. Su familia vivía en La Gloria (o El Realillo) y se dedicaba a la labranza y a los animales. Es la menor de once hermanos, cinco hembras y seis varones.

Cuando se casó, con 32 años, se trasladó a Facinas. Su marido y su suegro eran carpinteros de campo. Tiene dos hijos.

Vive en la Residencia de Ancianos San José, de Tarifa.

Testimonio recogido en 2013

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *