You are here
Home > Testimonios > Aprender >

Estudiaba mientras cuidaba las ovejas

El testimonio

– Alternaba su trabajo de cuidar el ganado con el estudio. Aprendieron tanto las hermanas como los hermanos.

Aquí nunca hubo una escuela rural. Se habló de hacer una escuela, y el ayuntamiento eligió el sitio, pero nunca llegó a hacerse.

Los padres nuestros nos compraban el material, las pizarras esas y los libros. La pizarra llevaba un trapito amarrado con una cuerda de palma. Las cartillas, el Catón y el Manuscrito, para aprender las formas y la ortografía. Sabiendo las cuatro reglas, decían que ya estabas preparado. Yo aprendí de cuentas, y sabía defenderme con las cosas del ganado y con mis apaños a mi manera. Sé leer y escribir, aunque leer, recuerdo que no me gustaba.

Los hermanos más chicos aprendieron más que los mayores. Las hembras estudiaban en casa por las mañanas, para que no tuvieran que salir de noche. Y los varones íbamos por las noches, después de estar con los animales.

Yo siempre era el pastor de las ovejas. Otro hermano era el encargado de las cabras. Cada uno tenía su misión. El maestro nos daba tarea para hacerla durante el día. Yo la hacía a la hora de comer o mientras cuidaba las ovejas. En una capacha de empleita yo llevaba los libros, dentro de una bolsita de tela, y el costo. Y a la noche el maestro revisaba la tarea.

Éramos muchos vecinos: mayores había unos 30 ó 35, y cada uno tenía varios niños. La mayoría de los padres se preocupaban mucho porque sus hijos aprendieran.

La persona

– Juan Atanasio Moya

Nació en La Ahumada en 1938 y es el noveno de diez hermanos. Su madre era de El Chivato y su padre de La Ahumada.

Tenían cuatro fanegas de tierra, ovejas, vacas y cabritas. Cultivaban trigo y productos de huerta.

Se casó y tuvo dos hijos, que se criaron en La Ahumada.

Testimonio recogido en 2012

Deja un comentario

Top