You are here
Home > Testimonios > Aprender >

Dos hijos suyos aprendieron con el maestro Alfonso Santander

El testimonio

– Dos hijos suyos aprendieron con el maestro Alfonso Santander antes de entrar en la Escuela Hogar.

Alfonso Santander Castilla, de Facinas, les dio clases a mis niños entre 1968 y 1972, cuando vivíamos en la finca de El Pedregoso.

Yo vivía donde está el pantano, y allí venía a dar clases a mis hijos mayores: Domingo y Cristóbal, que nacieron en 1963 y 1965. José Luis y Pepi, que nacieron en 1968 y 1970, aprendieron en otra escuela, porque entonces nos habíamos trasladado a otra finca donde le dieron trabajo a mi marido.

Mi Domingo aprendió mucho con él. Yo recuerdo que el maestro lo castigaba poniéndole una peseta en la punta de la nariz, y que la sujetara contra la pared, para que no hablase. Y cuando estaba cansado le decía al maestro, “¿me puedo quitar?”. Y Alfonso le preguntaba, “¿vas a hablar más?”. “No…”. Pero acabado de sentar, ya estaba otra vez charlando.

Hacia 1972, cuando él se fue, empezamos a mandar a los niños para la Escuela Hogar de Tarifa. Domingo tenía nueve años; era muy pequeño para separarse de mí y nunca se había despegado. Me decía, “si tú no lloras, mamá, yo tampoco lloro”. Al llegar a esta escuela, el maestro le hizo un pequeño examen, y él lo respondió todo muy bien: se sabía las tablas de multiplicar estupendamente, leía y escribía sin faltas. Yo le expliqué al maestro que había aprendido con un maestro particular.

La persona

Nina Campano Ríos

Nació en Facinas, en 1937.

De joven vivió en El Roque y en la finca de El Pedregoso (Facinas – Tarifa).

Su padre era carbonero y desapareció a consecuencia de la represión al inicio de la guerra de 1936-1939. Ella se crió con familiares.

Sobrevivían con la ganadería y labores del campo en cortijos.

Cuando se casó vivió en la finca de El Pedregoso, donde todas las familias trabajaban para el señorito. Allí nacieron sus cuatro hijos.

Ofreció su testimonio en 2012.

Deja un comentario

Top