You are here
Home > Testimonios > Aprender >

Diego Canastos siguió enseñando mientras estaba huído

El testimonio

– Diego el de los Canastos enseñó en La Ahumada durante la guerra de 1936-1939, saliendo al anochecer del refugio donde se escondía de la Guardia Civil.

Yo me acuerdo de Diego el de los Canastos. Ese hombre, durante la guerra, de día estaba escondido en una laja que hay en La Palanca (La Ahumada), que es como una cueva. Yo he estado en ese boquete. Tiene un escalón grande, y si llovía no se mojaba. Y en Longanillas estuvo en La Laja Joradada. Si lo cogían lo mataban, aunque él no había hecho daño a naide; ¿para qué lo querían coger?

De noche, mientras estaba escondido, Diego bajaba a darles lección a los niños. Porque entonces había mucha más gente por aquí. Bajaba donde una tía mía que tenía dos hijos, y donde mucha otra gente. Como daba lección a los chiquillos, le daban de comer y le daban pan para el día siguiente. Y nadie decía que estaba escondido. ¡Pasaría el hombre miedo y frío!

Lo chivatearon. Dijeron dónde estaba y vinieron por él. Lo cogieron, pero no lo mataron. Yo sé quién lo chivateó: fue un tío mío que se llamaba Ramón, que fue municipal. Este hombre era muy malísimo y muy celoso. De noche, cogía una vela y alumbraba a la mujer para comprobar si había estado con alguien. A su casa no podía llegar nadie. Ella se aparto de él y se juntó con otro hombre.

La persona

– Candelaria Ibáñez Atanasio

Nació en febrero de 1930.

Sus padres vivían en La Ahumada. Su madre tuvo doce hijos y dos veces mellizos. Se dedicaba a su crianza y a cuidar animales. Su padre trabajaba en el carbón, en las corchas, y vendía quesos de cabra.

Ella conoció a seis hermanos vivos, y el más chico tenía cuatro años cuando su madre murió de tuberculosis. A partir de entonces, cuando su padre salía a trabajar ellos se quedaban solos.

Candelaria tuvo cinco hijos. Su marido también trabajaba en las corchas.

Actualmente vive sola, en una casita de La Ahumada. Tiene una gran capacidad comunicadora y como transmisora de relatos y tradiciones orales.

Testimonio recogido en 2012.

Deja un comentario

Top