«

»

Aprendió con su padre y con los maestros Ángel Morando y José Tejado Navarrete

El testimonio

– Aprendió con su padre,  y con los maestros de campo Ángel Morando (en su casa) y José Tejado Navarrete (en una casa escuela).

Todos fuimos recogidos por Elena la comadrona, que llegaba a cada casa; pero nos decían que a los niños los traía la cigüeña. Cuando nos íbamos haciendo mayores, les ayudábamos a cortar, a coger cojollos (de palma), segar… a todo lo que se hacía en el campo a mano. Porque aquí no podían entrar las máquinas, salvo a lo último, para trillar; pero a cosechar no. Mis hermanas ayudaban también, y se hacían cargo de los pavos; y la hermana más chica de las cabras.

Mis padres sabían leer y escribir. Habían aprendido con maestros rurales. A veces nos  hablaban de estos maestros. Mi madre nació en el año 1914 y, para su época, sabía leer y escribir muy bien; leía mucho el ABC de aquellos tiempos. Y mi padre también sabía.

Mi padre fue quien primero me enseñó a leer. Ya después vino el maestro Ángel Morando Ruiz hacia 1952, que me daba clase una hora, porque después me tenía que ir con los animales o a trabajar. Vivía en Paloma Alta con su madre. Él escribía muy bien y sabía lo justo, pero bastante para aquellos tiempos. Había que pagarle una iguala todos los meses. Yo sólo lo conocí como maestro ambulante, de casa en casa. Murió en julio de 1959.

Luego aprendí con José Tejado Navarrete, que en los años cincuenta daba clases en El Chaparral, en una casita que la llamaban «la casa del cura», que le dejó Badía Rojas, el dueño de la dehesa. Y vivía en una casa que dejó un tal Sebastián cuando se fue a El País Vasco. Mis hermanas empezaron a aprender con él.

La persona

– Antonio Iglesias

Nació en la dehesa de El Chaparral (Bolonia) en 1944. Es el mayor de cinco hermanos.

Su padre tenía tierra arrendada y se dedicaba a la agricultura y a la ganadería. Todos los hijos ayudaban en las tareas del campo.

Actualmente vive en El Chaparral, junto a la ermita que se usó de escuela.

Testimonio recogido en 2012

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *