You are here

Aprendió con el maestro Antonio del Castillo

El testimonio

– José Araújo, Alfonso Rebolo y Sebastián Romero enseñaron a su hermano en Puertollano. Ella aprendió con el maestro Antonio del Castillo.

Mi padre nació en 1906 y mi madre en 1907. Ambos sabían leer y escribir y hacer cuentas. Diego Canastos y La Valenciana fueron maestros de su tiempo. Jerónimo dio clases a mis tíos Curro y Juan Delgado, hermanos de mi madre, que nacieron hacia 1915.

Mi hermana y yo aprendimos con Antonio del Castillo. Yo tendría diez o doce años. Venía a mi casa cada 15 días (porque se emborrachaba mucho). Le pagaban unas pesetas y si llegaba la hora de comer, comía. Usábamos el Manuscrito, el Catón y después La Enciclopedia, que servía para todo. Teníamos una pizarra para escribir.

José Arújo Marín, que era primos nuestro, trabajaba todo el día en el campo sacando cepas de brezo para hacer carbón, y daba clases de noche a mi hermano (que nació hacia 1934). Esto sería hacia 1945. Mi padre le daba algo de dinero por las clases. Él era listo, siempre con su trabajo y con sus estudios.

Después, José Araújo y mi hermano estudiaron contabilidad por correspondencia, con una academia de FP. En aquellos tiempos, la suscripción era mucho dinero y mi padre, con tal de que su hijo aprendiera junto a José Araújo, que hacía de maestro, les pagaba el curso a los dos. Les catearon varias veces, y mi padre dijo que no podía pagar más.

Mi hermano también aprendió con Sebastián Romero. Este hombre era poeta: le gustaba mucho hacer versos. Había estado en la guerra y andaba un poquito cojo, porque tenía metralla en la pierna.

Alfonso Rebolo también enseñaba en Puertollano. Trabajaba en la fábrica de corcho de Algeciras, y se casó con una muchacha de Puertollano. Los fines de semana venía a Puertollano, daba clases y les dejaba tarea para la semana.

Casi todas estas personas también trabajaban en el campo cuando había trabajo. Cuando no había, o por las noches, daban clase. Muchos eran exiliados. Dieron clases a mucha gente, porque entonces los campos eran como los pueblos.

La persona

– Victoria Marín Vergara

Nació en 1939 en Puertollano. Es la cuarta de seis hermanos.

Sus padres tenían tierras de propiedad. Sembraban forraje para los animales (vacas, cabras, cerdos y ovejas que pastaban en dehesas municipales) y verduras para la familia. Además de gallinas, pavos, conejos…

Le gusta mucho leer.

Testimonio recogido en 2012.

Deja un comentario

Top