«

»

Aprender para escribir cartas durante el servicio militar

El testimonio

– Los varones necesitaban aprender para escribir cartas durante el servicio militar.

En la huerta sembrábamos melones, sandías, higueras con brevas… Los militares (los soldados) vivían arriba y abajo, la vereda para llegar de un lado a otro pasaba por medio de nuestra huerta y nos compraban las cosas.

Por entonces había una escuela rural en Casas de Porros, donde estudiaban muchos niños de la zona, pero nosotros teníamos mucho que hacer y no podíamos ir.

El maestro que daba clases en casa se llamaba Vázquez y venía de Jaén. Era hacia el año 40 ó 42. Era muy buen arate, muy buen hombre; y dio clases a mucha gente por todas las casas del campo. A mi casa venía de noche, porque de día mis hermanos guardaban los animales. Se ponían en una mesa y él les daba cuentas. Para su avío, aprendieron: se sacaron el carné de conducir y todo.

Mi padre decía que a los varones les hacía falta de aprender a leer y escribir, para poder escribir cartas cuando fueran a la mili, y que a las hembras no. Al final todos sirvieron en Paloma Baja, porque mi padre hizo amistad con un alto cargo militar; y no les hizo falta escribir cartas. Después levantaron alas y se fueron, porque aquí entonces no había trabajo ni había turistas. Cuatro se fueron a Jaca, otro a Zaragoza y el mayor al Brasil.

Yo, con doce o catorce años, me ponía por detrás del maestro y anotaba las cuentas. Así aprendí a sumar y restar, yo sola. Y leer… ¡leo hasta las letras de los médicos! Mi hermana era más torpe. Mi madre la cogía la mano para dirigirla en el trazado de la letra. Firma malamente. Aprendió poco, pero sabe contar el dinero y no la engañan.

La persona

– María Dolores Lobón Jiménez

Nació en 1928. Se crió en Los Algarves. Eran ocho hermanos. Su padre era de Conil y su madre de Las Piñas. Arrendaron en Los Algarves una huerta de cuatro fanegas de tierra y criaban animales. Toda la familia participaba en las tareas.

Con 26 años se casó y se fue a Paloma Alta. Actualmente vive en Tarifa.

Testimonio recogido en 2012

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *