«

»

Aprendió en escuelas particulares de Chiclana

El testimonio

– Aprendió en escuelas particulares por la noche, a su regreso del trabajo en el campo.

Después de trabajar en el campo, mi padre me obligaba a ir a una escuela particular. Él siempre me decía, “El saber no ocupa lugar, hijo”. Había muchos maestros y maestras que enseñaban a diez o doce niños en su casa, y cobraban por día. Tenían una formación muy básica: sabían las cuatro reglas, algo de problemas y poco más.

Mientras vivía en Huerta Chica estuve estudiando con los maestros Capricho y Diego Raelito, que vivían cerca de nosotros. Cuando en 1947 nos trasladamos a la calle de La Almendrá, estuve en la escuela de Pacheco, llamada “Los Carriles”. No sé si yo era torpe o no le ponía interés; de cualquier modo, mi padre dedicó muchas horas de noche a corregirme y me pegó buenos coscorrones para que yo me acordara de las letras.

La cultura escolar que yo tengo es mínima y con ella me he defendido. He sufrido mucho por no haber tenido más formación y he tratado de aprender de mi propia experiencia y de leer mucho.

La persona

 – Diego García Chaves

Nació en Chiclana (Cádiz) en 1936. Siendo niño falleció su madre.

Trabajó desde pequeño en la viña con sus familiares, y más adelante en la construcción. Con el tiempo creó una empresa de vallados y casetas (DIGAVASA).

Ofreció su testimonio en 2008. En 2009 escribió y publicó sus memorias bajo el título de Calle Tesón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *