You are here

Aprendió con cartilla, como lectora, y con un guardia civil

El testimonio

– Aprendió a leer con una cartilla y haciendo de lectora, y a escribir con la ayuda de un guardia civil

A mí siempre me ha gustado muchísimo leer, pero nadie me enseñaba. Yo tenía trece años y aún no sabía nada. Un día, cuando vivía en La Huerta Vieja del Pedregoso con mi hermana, mi cuñado Curro me preguntó si quería algo de Facinas, pues iba a comprar los mandados. Yo le dije que me comprara una cartilla para aprender a leer.

Y un hombre de Saladavieja, como vio que me gustaba a mí leer, me trajo algunos libros de cuadernillos: “El amor de un pirata”, “Gorriones sin nido”… Yo llegaba por las noches a casa de mi hermana, me sentaba con mi libro y me ponía el periquillo de aceite y torcía, que por la mañana teníamos la nariz negra. Todo el mundo alrededor de la mesa, y yo leía. Si no entendían alguna cosa, yo les explicaba lo que quería decir aquello. Así toda la noche. Cuando ya le parecía al abuelo (el suegro de mi hermana), me decía, “bueno hija, ya, para mañana”.  Aprendí estupendamente, de tanto leer.

Leía cuanto papel caía en mis manos; pero no sabía escribir nada, ni poner mi nombre. Ahora no sé mucho, pero me defiendo un poco, aunque sea con faltas. Lo poquito que sé escribir es porque antes venía por los campos la Guardia Civil, y teníamos que firmar para que constara que habían estado allí. Siempre querían que yo firmase y uno de ellos, al ver mi interés, ponía mi nombre en un papel para que yo lo copiara. Así fui aprendiendo un poco.

Entonces tenía catorce años. Yo leía y se me quedaba en la memoria. Me ponía a escribir luego, y me concentraba en mi voz; escuchaba mi voz. Si supiera escribir bien, tendría muchas cosas escritas, porque me gusta mucho la poesía.

La persona

Nina Campano Ríos

Nació en Facinas, en 1937.

De joven vivió en El Roque y en la finca de El Pedregoso (Facinas – Tarifa).

Su padre era carbonero y desapareció a consecuencia de la represión al inicio de la guerra de 1936-1939. Ella se crió con familiares.

Sobrevivían con la ganadería y labores del campo en cortijos.

Ofreció su testimonio entre 2006 y 2012.

Deja un comentario

Top