«

»

Antonio del Castillo es rechazado como maestro idóneo (1960)

Antonio del Castillo Altenburg nació en La Línea (Cádiz) hacia 1907. La estabilidad económica de sus padres le permitió una buena educación. Entre los años 40 y 60 trabajó como maestro de campo en varios lugares del término de Tarifa: aún viven alumnos suyos de Puertollano, Las Piñas, Las Canchorreras y Saladavieja. También fue maestro en el cortijo de Aciscar (Tarifa) y en la Escuela Rural de El Toral (Chipiona). En Facinas y los diseminados circundantes lo recuerdan y le están agradecidos, sobre todo, por su apoyo incondicional y gratuito en cualquier gestión que necesitara de escritos formales, fuera una demanda de jornal impagado o una solicitud de pensión o subsidio.

En octubre de 1960 Antonio y su esposa Ana Álvarez Mora, que tenían cinco hijos, solicitaron plaza como maestros idóneos en la Escuela Rural Mixta del Santuario de Nuestra Señora de La Luz. El alcalde de Tarifa, Juan Antonio Núñez Manso, pidió información a la Guardia Civil sobre “la conducta moral pública y privada” de ambos.

El informe del comandante de puesto de Facinas detallaba que antes de la guerra de 1936-1939, Antonio “perteneció a los partidos izquierdistas, siendo presidente de uno de ellos”, y que “es amante de enfrentar a los obreros en contra de sus patronos, y se le considera capaz de engrosar y alentar a fuerzas subversivas. Se ausenta con frecuencia, dedicándose a dar lecciones de pedagogía a los pequeños residentes en el campo y a la tramitación de documentos relacionados con el Subsidio Familiar y el Seguro de Enfermedad que le solicitan”.

Ana Álvarez Mora dirigió al alcalde una carta  demandando una respuesta pronta: “De su decisión depende el que en mi hogar seamos condenados a la miseria (…)”. Un día después Juan Antonio Núñez Manso escribió al Inspector Comarcal para aclararle que había desistido de la solicitud de Ana Álvarez por “cierta información respecto a su esposo”, añadiendo que cuando se vieran en persona le ofrecería más detalles sobre el asunto.

(Tomado del Archivo Municipal de Tarifa).

4 comentarios

Ir al formulario de comentarios

  1. Alfonso Díaz Moreno

    Hola, un saludo. Me llamo Alfonso Díaz Moreno. Yo he vivido en el cortijo de Las Habas y he estudiado con don Antonio del Castillo. Fue mi maestro durante un año en el cortijo de Aciscar y fue un buen maestro y enseñaba mucho. Despues de salir de la escuela para trabajar, él me mandaba cuentas y me marcaba en el enciclopedia las lecciones que tenía que estudiarme. Bueno, un saludo. Hasta pronto.

  2. memoriaoral

    Hola Alfonso. Me alegro de conocerte y de saber que aprendiste con Antonio del Castillo. Alfonso, tú te criaste en este cortijo? recuerdas en qué año fue tu maestro Antonio? En qué trabajabas en esos tiempos? Tienes más recuerdos de este maestro? Un saludo afectuoso.

  3. Alfonso Díaz Moreno

    Hola de nuevo Beatriz. Yo he vivido en el cortijo de Las Habas y mi padre trabajó en el cortijo de Aciscar haciendo alambrada cuando yo tenía sobre 8 ó 9 años. Estuve en esa escuela no llegó a el año, pues me quitó mi padre para guardar cerdos. Estando yo con los cerdos echaron a Antonio y en su lugar entró otro maestro llamado Juan Ruiz Ríos, pero yo ya no fui más a la escuela.
    Después estuve trabajando de aguador para llevarles el agua a los trabajadores del campo y ya cuando tenía 16 años me fui con un tractor a trabajar en el campo hasta los 18, que nos vinimos a trabajar a San Roque. Aquí en San Roque estuve haciendo el Servicio militar y también en trabajado en la construcción y después me coloqué a trabajar en Acerinox, hasta que me prejubilé.
    Como anécdota te digo que María Castilla, que fue partera en Facinas, era tía de mi madre, y cuando yo iba a la feria de Facinas me quedaba a dormir en su casa.
    Bueno, hasta pronto. Un abrazo, Alfonso.

  4. memoriaoral

    ¡Qué interesante, Alfonso! Muchas mujeres que dieron a luz en Facinas en esos tiempos me han hablado de María Castilla. ¡Ojalá se hubiera reconocido en vida su aportación y la de otras mujeres como ella, que atendían partos en precarias condiciones en chozas y casas del campo!
    Juan Ruíz Ríos… He escuchado hablar de dos maestros de campo con ese nombre… Uno de ellos era muy beato, y con el tiempo se instaló en Galicia.
    Un saludo, Beatriz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *